ILUMINACION


Iluminacion

Para lograr aquella fotografía que queremos hacer, inspirada muchas veces en esas que hemos visto en las revistas, hechas por fotógrafos profesionales, debemos tener un conocimiento básico de las técnicas que nos permitirán modelar la luz: ella es la que ha de estar a nuestro servicio para interpretar las imágenes que imaginamos, y no al revés. Esta es una de las premisas fundamentales del trabajo en el estudio o foro.

El color: Hay que tener en cuenta, que el color se encuentra relacionado con la luz y la forma en que esta se refleja.
Podemos diferenciar por esto, dos tipos de color: el color luz y el color pigmento.

El color luz: Los bastones y conos del órgano de la vista, el ojo, se encuentran organizados en tres elementos sensibles. Cada uno de estos tres elementos va destinado a cada color primario, al azul, rojo y verde. Los demás colores complementarios, los opuestos a los primarios, son el magenta, el cyan y el amarillo.

El color pigmento: Por otro lado, cuando utilizamos los colores normalmente, estamos utilizando colores, pinturas etc. Este fenómeno lo definimos como color pigmento, no es color luz. Son los pigmentos que inyectamos en las superficies para sustraer la luz blanca, parte del componente de espectro. Todas las moléculas denominadas pigmentos, tienen la facultad de absorber ondas del espectro y reflejar otras.
La temperatura del color

La temperatura de color: El efecto cromático que emite la luz a través de fuente luminosa depende de su temperatura. Si la temperatura es baja, se intensifica la cantidad de amarillo y rojo contenida en la luz, pero si la temperatura de color se mantiene alta habrá mayor número de radiaciones azules.
Las temperatura cromática, se puede modificar anteponiendo filtros de conversión sobre las fuentes luminosas

Luz de día: La temperatura de color de la luz durante el día va cambiando según el momento del día que nos encontremos, ya sea por la mañana o la tarde etc., y las condiciones atmosféricas.
Normalmente es de color rosa por la mañana, amarillenta durante las primeras horas de la tarde, y anaranjada hacia la puesta de sol, con una tendencia a un color azul al caer la noche.

Luz continua: Es la luz que se tiene dentro de un estudio además de la utilización de la luz de flash. Se pueden lograr unos efectos y colores imposibles de plasmar con la fuente de luz natural.

Luz de flash: La luz que produce el efecto de un flash se acerca mucho a la temperatura del sol. La rapidez en la emisión del destello de la luz de flash, hace que pueda superar los (1/50.000 de segundo), permitiendo inmovilizar el movimiento del motivo de la cámara obteniendo unas imágenes con una nitidez extraordinaria.

Luz mixta: Con la luz de día y la luz artificial se obtienen efectos distintos a los naturales.

Los tipos de iluminación
Luz dura o puntual

Por definición se considera luz dura a la que proviene de un aparato de iluminación de pequeñas dimensiones en proporción al objeto iluminado: por ejemplo un flash instalado en la cámara, aunque lleve puesto un filtro difusor.
La luz puntual es la que proviene directamente de los dispositivos generadores de luz -bombillas o tubos de descarga (flashes)- sin la intervención de otro intermediario que los reflectores incorporados en el propio dispositivo; es decir, sin colocar ningún difusor entre la lámpara y el motivo.
La luz dura se caracteriza físicamente porque los rayos de luz surgen de la fuente de iluminación en direcciones paralelas o radiales sin entrecruzarse entre ellas, dando como resultado una delimitación nítida entre la zona de sombra y la de luz, y un relieve muy marcado de las superficies.
La distancia relativa de la lámpara al objeto también influye en la calidad de la luz, en combinación con el tamaño relativo y la ausencia de difusores:
En general, cuanto mayor sea la distancia entre la fuente de luz y el objeto y menor sea la fuente, más dura será la iluminación resultante; si la distancia es menor y la lámpara es más grande, la iluminación será más suave.

Propiedades de la luz dura
Resalta los contornos y los volúmenes.
Produce sombras con el relieve de las superficies.
Produce un alto contraste de iluminación.
Produce sombras muy marcadas.
Los colores resultantes son vivos y saturados.
Produce pérdida de tonalidades medias.

Efectos de la luz dura
• Dramatismo en las escenas, ambientes fríos e irreales.
• Sirve para visualizar el relieve, iluminando lateralmente.
• Sirve para iluminar los cabellos en retratos, dando más volumen a la figura.
• Utilizada a contraluz, resalta las siluetas y los contornos.
• Sirve para producir reflejos consistentes en puntos de luz.
• Es la que se utiliza en iluminaciones low key.
• Se utiliza para crear sombras proyectadas de los objetos.
Luz suave

Luz suave es la que procede indirectamente de los aparatos de iluminación, sea porque se ha interpuesto algún tipo de difusor entre la luz y el objeto, sea porque la luz se ha reflejado en alguna superficie no brillante. También se considera luz suave la que procede de una lámpara proporcionalmente grande respecto al motivo, por ejemplo un objeto muy pequeño iluminado por una simple lámpara de escritorio a una distancia muy corta.

La luz suave se caracteriza físicamente porque los rayos de luz no discurren paralelos sino que se entrecruzan, dando como resultado una zona de penumbra entre la luz y la sombra, y un difuminado general del relieve de las superficies.

Propiedades de la luz suave Efectos de la luz suave
• Alta calidad de reproducción y fuerte realismo.
• Aplana los volúmenes, pero potencia los detalles de las superficies.
• Permite apreciar mejor los matices.
• El contraste de iluminación es medio o bajo.
• Las sombras son suaves y poco delimitadas, con amplias zonas de penumbra.
• Buena reproducción de las tonalidades medias. • Ambientes cálidos, plácidos o románticos.
• Ideal para reproducir objetos muy ricos en matices y tonalidades, así como texturas interesantes.
• Sirve para resaltar superficies brillantes, con o sin textura, en escenas con luz suave.
• Es muy útil para resaltar la textura de la piel trabajando con figuras.
• Se utiliza en situaciones high key (clave alta).

Disposición de los aparatos de iluminación

Durante el trabajo práctico es normal usar más de una fuente de luz:

Tres es un número razonable; con más se puede hacer una gran variedad de efectos, con dos y una superficie reflectora se pueden conseguir buenos resultados en muchas situaciones.

Entenderemos la función de cada punto de luz según su colocación respecto al motivo, la potencia de luz relativa que emite y el tipo de iluminación que proporciona.

Los principales puntos de iluminación

Antes de pasar a definir cuál es la función de cada dispositivo de iluminación hay que distinguir entre dispositivos activos y dispositivos pasivos. Los dispositivos activos son los que generan luz por si mismos, por ejemplo una antorcha de flash o una lámpara de tungsteno, mientras que los dispositivos pasivos son los que reflejan la luz que reciben de las demás fuentes de iluminación, por ejemplo un reflector dorado o una simple cartulina blanca ó hoja plateada.

Luz principal

Es la luz que proporciona la iluminación necesaria para poder tomar la fotografía, por lo tanto siempre será un dispositivo activo. Suele ser la que determina principalmente el valor de exposición (diafragma) que conviene utilizar.

Suele proceder de un flash equipado con un difusor de ventana si queremos obtener una iluminación suave, o de una parábola si necesitamos luz dura.

Suele colocarse en un costado, formando un ángulo aproximado de 45º del eje que va de la cámara al objeto, aunque en determinadas situaciones también puede ser frontal o lateral (a 90º del eje).

Luz de relleno

Es la que utilizamos para iluminar las sombras que crea la luz principal, con la finalidad de equilibrar el contraste de la escena.

Puede proceder de un reflector pasivo colocado muy cerca, o de un flash equipado con un difusor de ventana, generalmente de mayor tamaño que la luz principal, pues es muy importante que proporcione una iluminación suave para evitar la formación de sombras o reflejos indeseados sobre el objeto.

Suele colocarse en posición lateral, en al lado contrario a la luz principal. En situaciones complejas, se pueden utilizar múltiples dispositivos de relleno.

Según el grado de contraste deseado, se suele ajustar entre 1 y 3 puntos por debajo de la luz principal. Los flashes electrónicos de estudio pueden regularse mediante el botón de control de potencia que llevan incorporado; los reflectores se acercan o se alejan del objeto.

Luces de efectos
Son las que se utilizan para crear efectos imaginarios en las escenas. Pueden ser de mucho tipos.

Un ejemplo típico de luz de efectos es la que se utiliza en retratos clásicos para iluminar el pelo (luz del pelo), que generalmente consiste en un flash equipado con una rejilla avispero colocado en posición cenital-posterior, proporcionando altas luces: para eso conviene ajustarlo a 1 o 2 diafragmas por encima de la luz principal.

Otro ejemplo de luz de efectos sería el contraluz, en el que se coloca un flash con luz puntual por detrás del objeto con el fin de que se forme un halo en el contorno, marcando la silueta. También hay que graduarlo a 1 o 2 puntos por encima de la luz principal.

Algunas veces interesa iluminar una zona determinada o marcar una zona con una luz circular: en estos casos es muy conveniente utilizar un spot, o si no se dispone de él, un flash equipado con una rejilla avispero, dirigido a la zona que interesa. También se puede utilizar una parábola equipada con viseras.

Luz de fondos
Se utiliza para iluminar el fondo del estudio, especialmente cuando lo queremos blanco. Es muy complicada de lograr porque requiere mucha potencia de luz. En caso contrario, el fondo puede resultar grisáceo o no uniformemente iluminado.

Generalmente se necesita un mínimo de dos puntos de luz colocados a ambos lados, de manera que no se vean desde la cámara, para evitar la formación de velo (luz difusa en el interior del objetivo de la cámara que perjudica al contraste y la saturación de los colores) o reflejos molestos a causa de que la fuente de luz se refleja en la superficie de las lentes. Los flashes se pueden proteger mediante viseras que permiten dirigir o limitar el haz de luz.

Reflejos de la fuente de luz en el motivo
En todas las superficies brillantes o parcialmente brillantes (satinadas) aparece reflejada la fuente de luz, más o menos difuminada. Por eso es muy importante pensar en la utilización creativa de este efecto al plantearnos la iluminación de la escena.

Cuando se trabaja con superficies muy brillantes se suele iluminar con un paraguas o, preferentemente, con difusores de ventana de gran tamaño, para provocar reflejos en toda la supeficie que ayuden a delimitar el contorno y den sensación de volumen, especialmente trabajando con superfícies curvas. En este caso, también se pueden usar flashes puntuales para producir brillos con la misma finalidad.

Otro recurso frecuente es iluminar por encima, en posición cenital, vasos y otros recipientes para dar un brillo al borde circular superior para que quede resaltado.

Leave a Comment

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>